miércoles, 17 de diciembre de 2008

Amor incondicional: una necesidad.


Los humanos hemos inventado todo lo que vamos necesitando, a lo largo de la historia hemos fabricado máquinas, descubierto leyes físicas y químicas, y además hemos inventado cómo plantearlas y calcularlas mediante las ciencias. También se ha descubierto la cura para muchas de las enfermedades y fabricado los medicamentos para aliviarlas o erradicarlas. Se ha viajado lejos en busca de respuestas y hasta se han ocultado verdades. Errados o acertados todo esto se ha hecho en gran parte por “necesidad”, por la necesidad de simplificar, de acortar tiempos, de encontrar explicaciones, curas, o razones. Algunos humanos podemos percibir esa necesidad, otros simplemente hemos observado con sorpresa los logros ajenos, no porque seamos los unos inferiores a los otros, sino porque algunos pueden ver las necesidades, y otros no. Una simple diferencia de percepción o talentos, nada más. Por eso los que descubrimos las necesidades tenemos la obligación moral, creo yo, de compartirlas con los demás y los que seguimos un descubrimiento, ser multiplicadores del mismo.
El amor incondicional es una necesidad en este mundo, y puede percibirse en el aire. Lo dicen los ojitos de los niños hambrientos. Las madres de esos mismos niños que ven morir de hambre a sus hijos. Lo dicen los adultos mayores, que sufren de pobreza y soledad. Lo dicen los que han perdido la razón tratando de buscarle un sentido a sus vidas en un mundo injusto, que quiebra los sueños, con un sistema manejado por el poder y el dinero. Lo dicen los jóvenes que llenan sus vidas de drogas y seguramente si hubieran podido, hubieran elegido otro camino, y quizá si alguien incondicionalmente los hubiera amado verdaderamente. Dándoles comida y refugio, dándoles una hora de sus días para llenar la de otro, hablando con un joven drogadicto y diciéndole a tiempo que vale mucho y que hay un mundo real afuera del suyo, al que aún puede acceder. Amándolos sin condiciones. Aceptando sus vidas y haciendo algo para consolar su dolor.

El amor incondicional es, eso, sin condiciones, pero el amor es un sentimiento de acción y no un sometimiento. Ese es el gran tema. Creo que la gente, confunde amor, con relación amorosa.
Las relaciones deben tener alguna condición, pero no los sentimientos. Se puede amar sin esperar nada a cambio, pero no se puede tener una relación sin esperar nada a cambio. Porque entonces no es una relación, es un discurso, en el que uno actúa y el otro sólo hace acto de presencia, si quiere escucha o si lo desea piensa en otra cosa.

El amor incondicional es hacia la humanidad, hacia todos los seres, los que habitan dentro de los cuerpos pasajeros. Porque no es cuestión de merecimiento, es cuestión de derechos y de necesidades. Y aunque mi ponencia sea muy metafísica, pienso que estas creencias son tan ciertas y reales como la misma sangre que corre por nuestras venas, y tan valiosas como las creencias morales y religiosas que nos rigen como leyes.
Los seres humanos nos hemos dejado guiar por toda la historia del hombre por esas leyes y las hemos ido modificando a nuestro antojo y conveniencia siguiendo las modas y necesidades que nosotros mismos nos hemos ido imponiendo. ¿Y por eso yo, ahora estoy hablando de metafísica y amor incondicional? ¿Por qué está de moda? No. Estoy hablando de estos temas porque son una necesidad del ser humano, porque los humanos hablamos de lo que necesitamos o vemos que se necesita. Y para eso no es necesario tener poderes o talentos muy desarrollados, sólo es necesario, salirnos de lo que nos vende el sistema y percibir las verdaderas necesidades de este mundo.
El amor incondicional, hoy es una necesidad en este mundo.
.

Derechos del niño

20 de noviembre
DÍA MUNDIAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO.


Los derechos del niño destacan estos principios fundamentales:

*. Derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.
*. Derecho a una protección especial para que puedan crecer física, mental y socialmente sanos y libres.
*. Derecho a tener un nombre y una nacionalidad.
*. Derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuadas.
*. Derecho a educación y atenciones especiales para los niños física o mentalmente disminuidos.
*. Derecho a comprensión y amor por parte de las familias y de la sociedad.
*. Derecho a una educación gratuita. Derecho a divertirse y jugar.
*. Derecho a atención y ayuda preferentes en caso de peligro.
*. Derecho a ser protegido contra el abandono y la explotación en el trabajo.
*. Derecho a recibir una educación que fomente la solidaridad, la amistad y la justicia entre todo el mundo.

"Convención sobre Derechos del Niño"
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.
Declaración de los Derechos Humanos Art 18
"Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona".
Declaración de los Derechos Humanos Art. 3