jueves, 28 de mayo de 2009

A QUIEN CORRESPONDA



A quien corresponda:

Si supieras que cuando lloro, muchas veces lo hago mientras pienso en ti, en tu soledad interna, en la soledad que rodea los gajos de tu mundo, tu verdadero mundo, ese que no has podido llenar de vicios y dependencias. Ese mundo que se divide en rutinarios y obsesivos rituales, iguales y continuos, como los gajos de una naranja que en círculo se disponen formando una esfera casi perfecta, siempre igual a través de los tiempos. Pero en tu interior, tú sabes que todos estos ciclos y rituales son apenas un ligero lienzo que usas para secar esas lágrimas que vienes acumulando desde tu pasado y que refinarán los fracasos de tu futuro.

Porque tu soledad proviene de los monstruos del ayer, de lo que tuviste en demasía y de lo que realmente faltó en tu vida; proviene de tus antiguos miedos los que absorbiste de una sociedad incierta y temerosa, proviene de las caricias y abrazos que nunca has dado, y de las que no permitiste que te dieran, de lo que no te admitiste vivir en esta vida, y de todo aquello que no te dejó ser quien querías ser, y lo que realmente deseabas hacer, no lo que otros se inventaron de ti y para ti.

Ahora yaces solo, en una esquina de tu vida, echado fuera de tu auténtico lecho y con más frío que antes, como un cachorro. Con menos recuerdos, talvez, de tanto bloquear duelos y esconder lágrimas, mientras ibas amontonando en tus anaqueles alternantes montones de ceniza y barro, provenientes de las horas en que fuiste tratando de moldear tu vida y la de los que te rodeaban.

Te creíste maestro de tu propia existencia, te liberaste del Creador y el Universo y quisiste ser magistral ejemplo para otros, sin reparar en ser tú en conexión contigo mismo. 

Hoy ves que no fuiste más que un arlequín sin disfraz y sin máscaras, por que al final de todo, ni eso has podido conservar, y muchas veces ni siquiera eso has sido capaz de mostrar, escondiéndote entre bambalinas.

¿Cómo no voy a llorar por ti, el que aparece y desaparece de la historia? Si yo misma pienso en las tantas ocasiones que quise imitarte; y hoy lloro por ti y por mí.

Miro esa esquina rota de tu vida y los cables que cuelgan sobre tu cabeza, no son más que los hilos de tu marioneta, ya desconectados de tu antiguo ser…

Ya no eres dirigido ni diriges, porque has perdido la verdadera conexión contigo, con todo y con todos… ya no eres quien soñaste ser, porque te perdiste en tu camino. 

Hoy eres prisionero de tu pasado y un tímido caminante del futuro, hoy eres pasado y futuro, hoy eres todo y nada, como siempre los has sido; en el hoy se conjuga todo tu ser y si hoy no reaccionas…¿cuándo has de hacerlo?

¿Cómo no voy a llorar por ti, hombre sin sueños?



Derechos del niño

20 de noviembre
DÍA MUNDIAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO.


Los derechos del niño destacan estos principios fundamentales:

*. Derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.
*. Derecho a una protección especial para que puedan crecer física, mental y socialmente sanos y libres.
*. Derecho a tener un nombre y una nacionalidad.
*. Derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuadas.
*. Derecho a educación y atenciones especiales para los niños física o mentalmente disminuidos.
*. Derecho a comprensión y amor por parte de las familias y de la sociedad.
*. Derecho a una educación gratuita. Derecho a divertirse y jugar.
*. Derecho a atención y ayuda preferentes en caso de peligro.
*. Derecho a ser protegido contra el abandono y la explotación en el trabajo.
*. Derecho a recibir una educación que fomente la solidaridad, la amistad y la justicia entre todo el mundo.

"Convención sobre Derechos del Niño"
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.
Declaración de los Derechos Humanos Art 18
"Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona".
Declaración de los Derechos Humanos Art. 3