jueves, 21 de enero de 2010

Porque me llama…





La poesía siempre me llama y a ella vuelvo,
a sus campos amplios minados de hojarascas,
a sus sembradíos color oro
y a sus filigranas de plata…
La poesía me tiene presa de sus dones,
me ha ligado a su falda y a su pelo,
tiene cintas de velcro en su vestido,
y miel en sus adhesivos dedos…
La poesía me llama, me reclama
y le dice a la gente que la quiero,
ella es prisionera de mis versos,
y mis versos son fieles a su encuentro…
Yo por ella he dejado media vida,
y la otra media, también se la concedo.
Si nacer, yo pudiera hoy de nuevo,
me visto de poeta, vivo, y poeta muero…

Sandra Gutiérrez Alvez

Derechos del niño

20 de noviembre
DÍA MUNDIAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO.


Los derechos del niño destacan estos principios fundamentales:

*. Derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.
*. Derecho a una protección especial para que puedan crecer física, mental y socialmente sanos y libres.
*. Derecho a tener un nombre y una nacionalidad.
*. Derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuadas.
*. Derecho a educación y atenciones especiales para los niños física o mentalmente disminuidos.
*. Derecho a comprensión y amor por parte de las familias y de la sociedad.
*. Derecho a una educación gratuita. Derecho a divertirse y jugar.
*. Derecho a atención y ayuda preferentes en caso de peligro.
*. Derecho a ser protegido contra el abandono y la explotación en el trabajo.
*. Derecho a recibir una educación que fomente la solidaridad, la amistad y la justicia entre todo el mundo.

"Convención sobre Derechos del Niño"
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.
Declaración de los Derechos Humanos Art 18
"Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona".
Declaración de los Derechos Humanos Art. 3