martes, 8 de marzo de 2011

8 de marzo / Día internacional de la mujer /DIGNIDAD HUMANA

8 de marzo
Día internacional de la mujer

DIGNIDAD HUMANA

Ensayo argumentativo

Dignidad de la mujer:
La igualdad como derecho humano
- equidad de género-


 Sofía Gentile Gutiérrez,
 4º 2, Liceo Parque del Plata


Octubre 2010





La finalidad de este ensayo es dar un paso hacia el cambio  de la conciencia social para que mediante el conocimiento y la reflexión podamos entender y asumir que ninguno es menos o más que nadie.



¿Por qué optar por este tema?

Quiero demostrar que nadie es menos que nadie, que las mujeres y los hombres entre si, tienen los mismos derechos… aunque muchas veces no son respetados equitativamente.

Mi enfoque principal es la equidad de género, desde un punto de vista femenino, ya que no puedo escapar de mi naturaleza ni de mi cultura, pero tratando de no contradecirme, dando más validos los derechos de las mujeres que los de los hombres. Porque es bien sabido que cuando  a las mujeres se les niega un derecho a los hombres se les exige responsabilizarse de ese derecho.
La docente Marylin Falero, a quien le realicé una entrevista que transcribo más adelante, me suministró un material muy importante y valido con respecto a esto; frases extraídas de un graffiti en un una pared de Colombia. Una de estas frases es: “Por cada mujer que está cansada de ser un objeto sexual, hay un hombre preocupado por su potencia sexual”; entonces podemos reflexionar que cuando mediante las mujeres se muestra un “ideal” sexual, los hombres están forzados a que les guste ese ideal, también viceversa, y ¿de no ser así?, y  si tienes otra orientación sexual, o simplemente , no te gusta ese “ideal” ¿qué pasa?; entonces eres totalmente discriminado por la sociedad. Hecho totalmente injusto.
Es por eso que quiero resaltar que ensayo -desde mi punto de vista femenino, pero no en contra de los hombres-  propone  un análisis de la sociedad en que convivimos, que lamentablemente ha construido a lo largo su historia una mentalidad cerrada y machista y ha crecido desde esos cimientos…. Hecho, que por suerte ahora, en parte, ha cambiado, y es por eso que yo hoy puedo reflexionar sobre esto sin la menor exclusión; porque no creo que una mujer de hace varios siglos atrás haya podido escribir un articulo como este y difundirlo libremente, por la prohibición de todo pensamiento y expresión por el solo hecho de ser mujer.
Igualmente nunca es tarde para empezar a reflexionar sobre estos temas, y aún más si uno se ve afectado.

Sabemos que los derechos femeninos han avanzado y actualmente las mujeres podemos acceder a nuevas objetivos que antes ni se podía llegar a pensar, gracias a ese pequeño-gran cambio social, que nace con los movimientos feministas revolucionarias de las décadas del 60 y 70 del siglo pasado y llega a nuestros días buscando equidad.
El cambio, respecto a los derechos humanos, no es lo suficiente como tal, para el cambio de mentalidad total de la sociedad.
Para la toma de conciencia nunca es tarde, siempre se puede comenzar, avanzando un paso más, sabemos que no es imposible pero si muy difícil llegar a dar un clic total al




pensamiento social, llegar a cambiar aquellas cosas que inconcientemente hacemos todos los días; esas actitudes y pensamientos meramente machistas.
Por todo esto, es que estoy yo aquí así como miles de personas, intentando dar ese clic en la mente social para que tanto mujeres como hombres tengamos los mismos derechos.
¡Yo ya di un paso a cambiar mi cabeza! ¿Vos que vas a hacer?
Te invito a analizar este artículo con ojos críticos.




Concepto: dignidad.

Es ese valor inherente e inalienable de todo ser humano, intimo y supremo, propio de uno, independientemente de si los demás ven o no ven ese valor que nos hace sentir únicos ante todo,  sin importar nuestra vida social, económica o cultural.

Es el reconocimiento de la persona de ser merecedora de respeto, amor y justicia.
Se la conoce a la persona digna como sujeto libre o “dueño de sus actos”, quien regula sus comportamientos según sus propias normas, quien tiene lo que se llama “potencial de emancipación”.
Cuando reconozco y tolero las diferencias de cada persona, para que esta se sienta digna y libre, estoy afirmando la virtud y la propia dignidad del individuo. Una  persona digna puede sentirse orgullosa de sus actos y de las consecuencias de los mismos, también de quienes se han visto afectados por ellos; o culpable si ha causado daños inmerecidos a otros. Ser digno no depende de motivos externos.
Las mujeres antes de ser mujeres somos humanos y por lo tanto poseemos dignidad.
No importa el tipo de mujer que sea, lo que haga o en que situación esté, la dignidad es igual para todas. Hay que tener bien presente estas características, para que ninguna mujer u hombre dañe o desprecie la dignidad del otro.


¿Debemos aceptar  los estereotipos femeninos?

Para un enfoque puntual al tema planteo una pregunta central, que nos puede llevar a más interrogantes, las que intentaré responder y argumentar de la mejor forma, ese es mi fin. Claro, tu quizá pienses diferente a mi… por eso espero que puedas entender mi opinión y aceptarla, yo, aceptaré la tuya. En la conciliación y el respeto se construyen los valores de una sociedad.

La pregunta a plantear sería:
¿Debemos aceptar  los estereotipos femeninos que nos llegan mediante los medios de comunicación y/o difusión social, que de una u otra forma, afecta nuestra  dignidad?
Los aceptamos… ¿por qué?
No, no debemos aceptar esa imagen, pero la aceptamos inconcientemente, hacemos eso como hacemos muchas otras cosas, por influencia de cultural.
Desde el punto de vista femenino, me enfoco en la imagen artificial que muestran de las mujeres, y lo que yo siento, al ver este “tipo” de mujer, es que denigra a todas las mujeres. Los medios de comunicación, el consumismo, y demás, nos muestran un estereotipo de mujer al que todas las mujeres intentamos llegar o por lo menos deseamos en nuestro interior, flacas, bonitas, seductoras, capaces de conquistar el mundo.
¿Es correcto esto? ¿Por qué debemos guiar nuestras vidas para llegar  a ser como una imagen ideal? ¿Acaso no podemos ser y aceptarnos como somos?

Nuestra mente está limitada a pocos caminos a seguir,  contenidos en lo aprendido y que forman la conciencia, de los que no salimos a menos que  abramos las puertas de esa conciencia y extendamos los límites  más allá de lo aprendido reflexionando sobre diferentes temáticas que nos contengan e interesen .
Muchas veces no queremos salirnos de los estereotipos, pues si salimos de las opciones establecidas somos discriminados por la mayoría, entonces buscando la aceptación de los demás seguimos su mismo rumbo, sin analizar las consecuencias.
Las opciones establecidas están habituadas con el fin de que la sociedad corra a un mismo lugar, en eso se basa  el consumismo. “Tal y tal elemento es lo ideal, lo bueno, lo correcto, lo que mejor te va a hacer” eso es lo que no enseñan desde niños, y de lo que no podemos salir fácilmente, porque cuando se halla la conciencia, se tiene la cultura incorporada, y en consecuencia caemos en al redes del consumismo y las instrucciones de la cultura, muchas veces sin poder salir.
Tanto a mujeres como a hombres se los utiliza como objetos, con fines económicos (consumismo) que solo satisfacen a pocos (emisores), y a todos los demás (destinatarios), o se los engaña o les hace sentir fracasados.
Pero esas imágenes de hombres y mujeres no son reales, son ideales artificiales, que muestran algo que según la cultura está bien… Es así como a nuestras mentes llegan esas imágenes que se van copiando y luego nosotros mismos las pegamos en otros, así precisamente es como se transfiere la cultura… que se pasa de generación en generación

Por eso,  respondiendo a la pregunta central: evitemos aceptar las imágenes o estereotipos como válidos o ideales a seguir.




Una opinión responsable

Para tener un punto de vista profesional y femenino, pero con conocimientos específicos en el tema, entrevisté a la educadora sexual y docente de biología, Marylin Falero, quien luego de un agradable diálogo, me pudo mostrar su pensamiento con respecto a esta cuestión.

A continuación transcribo dicha entrevista. (*Gestos y acciones de la entrevistada)

¿Cuál es tu opinión sobre el modelo ideal del cuerpo y la edad de la mujer que se usa para fines comerciales y/o publicitarios?
-Creo que se desvaloriza la imagen femenina. Todos queremos acceder a una imagen, a una imagen artificial que no tiene un fin demasiado claro.
Con esto se pierde el disfrute, se pierde cada vez más la identidad de cada uno, siempre quiero parecerme al otro, con esto perdemos las perspectivas de a donde queremos ir, pierdo mi búsqueda, mi identidad.
Esto lo hace la sociedad de consumo, es la sociedad de hoy, que te cambia en forma física y espiritual. “hay que tener determinada forma”. El consumo me muestra el ideal al que luego yo quiero llegar.
Ahora las chicas en vez de pedir viajes para el cumpleaños de 15 piden las siliconas (cara de desilusión y resignación)*.
Creo que es nocivo para conocerse. Te guiás por las cosas de otros, el cuerpo ahora es un mundo de fantasía, algo artificial.
Pierdo el disfrute en la vida, tengo 50 y quiero parecerme de 20, no disfruto los 50…Por ejemplo, mira esta chica de 36 años Romina Yan, la causa de su muerte fue el querer llegar a tener un cuerpo que no podía tener, mediante la anorexia… su país tiene gran influencia en esto… nosotros estamos influenciado por Argentina, y por Brasil, por los grandes países que nos rodean.
Al querer parecerme al otro, pierdo quien soy yo, por ejemplo: todos usamos la misma ropa, y sos un  poco diferente, te discriminan sos “especial”.
Pensás que estás mal vos porque no encontrás lo que te gusta o lo que te sirve.
En la adolescencia (me señala)*  siempre querés llegar a estar como el “modelo” y te frustras y deprimís al ver ese “modelo” que no podes llegar a tener. Hay mucha presión de la sociedad; siempre se trata de disimular los “rollitos”…Dicen “mirá la gorda ésta”, los adolescentes te arruinan (se ríe)*.
Siempre queremos pensar que hay alguien peor que yo.
En el tema de empleo, se busca un estándar, ¿van a tomar a la chica gordita y común o la flaquita con linda sonrisa? ¿Es malo o bueno tener una imagen para por ejemplo: mi empresa? Hay que cuestionarse eso.

¿Qué crees que es lo que lleva a que la sociedad lo acepte?
-Son los estereotipos marcados; es difícil de analizar.





Creo que hay que trabajar sobre la conciencia social…hay que criticar los estereotipos que nos dejan. Nosotros siempre nos callamos la boca, no nos quejamos ante ese estereotipo.
Me planteo preguntas y digo... ¿voy a acceder a las cosas por mi estética?
¿Voy a acceder a cierta ropa que me gusta por mi cuerpo?
Hay que analizar el “tipo”. Siempre hay un estereotipo, el consumismo lo difunde, podemos verlo en todas las propagandas. Un ejemplo las de desodorantes masculinos, los hombres piensan “primero el futbol, después las mujeres” y luego muestran a una mujeres jóvenes,  flaquitas, en ropa interior, estereotipos de mujeres, ¡ODIO  esas propagandas!
Tampoco dejan bien a los hombres en algunos reclames del mismo desodorante… las mujeres que los consuelan, ¡no me gusta!  ¡Es el consumismo que afecta mucho!


¿Cómo piensas que esto influye en la dignidad de las mujeres?
-Negativamente, presión, fracaso, desvalorización, deseo, frustración, en eso nos afecta.
La autovaloración se pierde. La aceptación social pasa por la estética.
“¿Con qué llego a eso que no tengo? Quiero tal ropa, pero no tengo el dinero suficiente, entonces necesito del hombre rico, tengo que venderme para que me paguen el cuerpo…”  hay una desvalorización importante, vos podés ser hermosa pero ¿si sos gordita? Un ejemplo, una comedia que la protagonista es gordita... pero,  todos sabemos que la actriz en realidad no es gorda y está rellenada ¡es horrible!  tarde o temprano esa gordita quedará flaca, entonces ¿qué aprendizaje hay? ¡Es totalmente mediocre!
Hay que generar algo para cambiar, no se puede hacer mucho, por los largos años de educación.


¿Piensas qué muchas mujeres aceptan esta condición porque en su opinión les eleva la autoestima y/o la dignidad social?
-Sí, aceptan, lo hacen pensando que van a tener aceptación social, éxito en la vida, dinero, amor.
La ideología consumista es: tenés esto, sos exitosa;  no lo tenés, sos o del montón o un fracasado.

¿Te sientes discriminada por la sociedad por ser una mujer común?
-No, creo que me gané mi lugar.
Soy respetada desde mi rol docente. Predico con el ejemplo, considero que respeto y cumplo con los demás, y exijo lo mismo.
Me gusta mi identidad.
Me respeté a mi misma… yo era “la gordita”, pero bajé de peso y lo hice por mi, ¡y me sentí muy bien!
La base es la educación, la herramienta para decir, “esto me gusta” y  “esto no me gusta”, elegir lo que quiero.

En tu opinión, ¿Qué podríamos hacer para cambiar esta realidad?
-Generar autocrítica, generar espacios de reflección, brindar herramientas de pensamiento, cuestionar, argumentar.





¿Piensas que hay una generalización del género femenino como débil, emocional y físicamente? ¿Crees que es correcto?
-Si, hay una generalización, no es correcta, todavía  hay un montón de personas que lo consideran, otro montón de gente “cambió la pisada”, acá en Uruguay hay mucho de esto. Pero igual, hay que ver como difundir el cambio de cabeza; grupos sociales, grupos de



lucha, de protesta, volantes, difundir hace que la gente piense… veo un volante y quizá me cambia, “me choca”
¿Y quiénes deben cambiar esta situación? Y…la gente
Esto cambia con al educación. No estoy hablando de la primara y secundaria y demás, digo la familia, amigos, lo entornos en general.
 Desde la educación se puede cambiar.


¿Piensas que una vez terminada esta entrevista harás algún acto o dirás algo que contradiga los valores de los que hemos estado hablando?
-(se ríe) si, fui educada, hago cosas inconscientemente, por las herramientas de educación, pero se que voy a “meter la pata”, sin querer, obvio, muchas veces.
Estoy muy influida por el pensamiento patriarcal; hombre: todo lo puede, mujer: hace otras cosas.
Ahora pienso lo del hecho de ser madre, el estatus de madre. Sos madre, bien.
Crítico el hecho de que una joven de 15 años, por lo que ha aprendido, le perece que está bien tener un hijo a esa edad. “Tengo hijos: dependo de ellos, me doy un estatus, el ser madre me hace tener algo mío, que nadie me puede sacar, y comprometo al padre”. Hay que ver las perspectivas de la persona, en que ha vivido. Los de afuera pensamos que mala madre, que prostituta. Tienen la pertenencia, no es lo mismo ser madre que la prostituta del barrio. Es así, ser madre te da un estatus…eso es lo de la educación, y  el pensamiento social.



Esta agradable y valiosa plática, ayudó mucho a mi pensamiento para poder cuestionarme aún más preguntas, poder sacar nuevas conclusiones, fortalecer mis explicaciones.


. (*Gestos y acciones de la entrevistada)



Conclusión :


Como bien venimos diciendo a lo largo del ensayo, y bien mencionó Marylin, hay una imagen, un modelo al que todos queremos llegar. Y por lo tanto, pensemos como influye en la dignidad…

Hay una alta desvalorización en cada uno, la dignidad se trata de ese valor que tiene cada uno, y por lo tanto, cuando nos miramos al espejo y nos vemos feos, nos empezamos a querernos menos, comenzamos a querer ser como ese “modelo”. Ahí es cuando se derriba la dignidad de uno mismo, ¿por qué me tengo que parecer al otro? Yo tengo que quererme tal cual soy, yo tengo que aceptarme antes que los otros me acepten.
No tengo que pensar que hay lindos y feos, la belleza es totalmente relativa, y además eso es una corriente que se ha difundido y creado en la sociedad.
El consumo muestra un “estándar perfecto” para publicar productos que hagan que todos podamos llegar a ese y solo ese “estándar”.
Los medios de comunicación son contradictorios, por ejemplo, durante un programa de debate que se está tratando este tema, todos opinan y reflexionan y te hacen reflexionar a vos, pero llega la tanda publicitaria, y la/el protagonista del reclame es un “modelo” y te promocionan tal y tal producto para que quedes tal cual ese “modelo”; entonces ¿no son contradictorios? Hay quienes cuando aprovechan la pausa para reflexionar o debatir en familia sobre el tema, otro miran atentamente como se muestran los “modelos” en los reclames, criticándolos o apoyándolos, otros están pensando como informarse más sobre el tema debatido, mediante un material de consulta (como este  ensayo) para que le surjan nuevas preguntas;  pero otros por el contrario, miran  a ese “modelo” y ya están yendo al mercado a comprar la última crema que les saca la celulitis.

Retomo el concepto de “estándar perfecto” y de eso retiro la palabra perfecto.
“nadie es perfecto” ¿alguna vez escuchó eso? Yo, muchas veces, a si mismo, lo que se muestra como perfecto, no es real, y no es perfecto. Además, esto es en forma física, pero el valor real de la persona ¿no está en su “interior”? Por más que yo sea la “TOP model” puedo ser una persona maliciosa, atentar contra los derechos de los demás, y eso  es lo que determina mi verdadera persona, “de nada sirve el paquete si lo que contiene no es bueno”, entonces, la dignidad no depende de motivo externos, pero si yo me acepto espiritual y físicamente, mi dignidad está relacionada conmigo totalmente.
Hay que saber que todos tenemos el mismo valor, pero todos valemos, y no importa si los demás ven o no ven ese valor.
Igualmente, me pongo a pensar que yo, como tu, como Marylin o cualquier otra persona que reflexione sobre esto, al enfrentarme al mundo real, cotidiano, se que voy a cometer un error, haciendo o diciendo cualquier cosa que contradiga lo que cabo de escribir, es lamentable, pero también sé que a partir de esto me voy cuestionar ¿en qué mundo vivo? ¿Cómo hago para cambiar la cruda realidad?
Del mismo modo pienso, es tarde, para poder cambiar TODO el mundo, el humano es así, es muy difícil hacer cambiar la cabeza así de repente. Pero también, entre TODOS, podemos analizar, reflexionar y difundir las ideas, para que se transformen en acción.

  

En mi caso, este escrito, me sirvió de gran ayuda, valorándome más, entendiendo cual es el verdadero valor de una persona e investigándome y conociéndome a mi misma. Porque ahora, trato de no criticar a las personas por esos rollitos de más, que por cierto yo también

los tengo, y por eso mismo, cuando me miro, me percibo más que bien, valorizada, mejorada, desarrollada, lograda.
Piensa, reflexiona como yo lo hice, y luego ve al espejo mírate, y di todo lo bueno que pienses de ti.

Mi deseo es que este texto sea una ayuda para reflexionar.
Y retomo parte de la introducción: ¡Yo ya di un paso a cambiar mi cabeza!

Vos ¿qué vas a hacer?


ÍNDICE:

Carátula: Dignidad humana………………………………………………………...Pág 1

¿Por qué optar por este tema? ………………………………………………………….. 2

Concepto: dignidad……………………………………………………………………….3

¿Debemos aceptar los estereotipos femeninos?.................................................................4

Una opinión responsable. Entrevista a la docente Marylin Falero……...............5, 6 y 7

Conclusión……………………………………………………………………………..8 y 9

Índice y fuentes de información…………………………………………………………10




Fuentes de Información:




  Sofía Gentile Gutiérrez,
 4º 2, Liceo Parque del Plata
Octubre 2010



















Safe Creative #1007230004654

Derechos del niño

20 de noviembre
DÍA MUNDIAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO.


Los derechos del niño destacan estos principios fundamentales:

*. Derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.
*. Derecho a una protección especial para que puedan crecer física, mental y socialmente sanos y libres.
*. Derecho a tener un nombre y una nacionalidad.
*. Derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuadas.
*. Derecho a educación y atenciones especiales para los niños física o mentalmente disminuidos.
*. Derecho a comprensión y amor por parte de las familias y de la sociedad.
*. Derecho a una educación gratuita. Derecho a divertirse y jugar.
*. Derecho a atención y ayuda preferentes en caso de peligro.
*. Derecho a ser protegido contra el abandono y la explotación en el trabajo.
*. Derecho a recibir una educación que fomente la solidaridad, la amistad y la justicia entre todo el mundo.

"Convención sobre Derechos del Niño"
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.
Declaración de los Derechos Humanos Art 18
"Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona".
Declaración de los Derechos Humanos Art. 3