lunes, 1 de junio de 2009

LARGO CAMINO...








Quiero compartir contigo el más reciente de mis secretos, porque habita en mi alma como un fuego y ha avivado mis sentidos de tal forma que no puedo contenerlo más, dentro de mí. Es una caricia para mi ser, un descubrimiento, un anuncio, una premonición, una alegoría de un baño de sol una mañana de enero, un atardecer cálido, una experiencia única. Tiene la correspondencia exacta como si derivara de mi pensamiento, como si fuera fruto de mis deseos, si se hubiera originado de mi búsqueda eterna por perder la soledad. Habita en mi pensamiento continuamente y no me deja ni un solo instante.

Posee como yo, un par de alas que igualan su estatura y lo dejan volar en dirección al sol, pero sin duda tiene parte del alma de mi ángel protector.

Tiene un tiempo de vida y cada cinco días yo le agrego cuatro más, porque me parecen pocas las mañanas que ha vivido, habita en un rincón de mi mente pero ya ocupa casi todo mi corazón.Todas las mañanas cuando me levanto aflora en mí como una ilusión y como tal vuelvo a guardarla en mi mente para recapacitar si es debido o no que lo deje habitar dentro de mí.

Darle la importancia debida quizá pueda acercarme al fuego eterno, pero quemarme en ese fuego, tal vez sea lo más maravilloso que me ha sucedido porque sé que sus llamas sólo pueden chamuscar las alas de los soñadores.

Ilusionarme con que este secreto puede ser sólo mío es casi imposible, es por eso que quiero compartirlo contigo, mirar las estrellas y volar hacia ellas sabiendo que existe algo sólo nuestro.

Realmente, enredarme cada vez más en este vuelo quizá resulte peligroso, sea suicida, amenazante, pero recuerda que yo no le temo a la muerte, los peligros me excitan y rindo mejor cualquier prueba cuando estoy bajo amenaza.

Anhelar tu compañía por toda la eternidad, quizá sea sólo un sueño.

Gozar cada instante de poseer el privilegio de tener una ilusión compartida, quizá la alimente, la cuide y hasta nos dé la oportunidad de aprender a amarla, que es lo que la convertiría en eterna.

Olvidarnos de quienes somos, qué rol cumplimos, cuál es nuestro tiempo y hacia dónde vamos, tal vez sea más difícil de lo que pudiera parecer, pero lo emocionante del resultado quizá lo haga valer la pena para que pensemos que este secreto no será sólo polvo de estrellas.

Negarle la vida a una ilusión es imposible, porque ella vive por sí sola y no deja de existir aunque queramos; sólo debemos regar su jardín, pulir sus aristas, enseñarle a ser paciente, acariciar sus sentidos, cantarle al oído, interpretar sus sueños y actuar en concordancia con los sentimientos, para que no sólo viva sino que también sea feliz y en un momento quizá el menos esperado fluya desde nuestro interior como un río y nos envuelva convirtiéndose en realidad.

Ahora mi más reciente secreto no es sólo mío, también es nuestro...

Seda
6 de junio de 2007






Derechos del niño

20 de noviembre
DÍA MUNDIAL DE LOS DERECHOS DEL NIÑO.


Los derechos del niño destacan estos principios fundamentales:

*. Derecho a la igualdad, sin distinción de raza, religión o nacionalidad.
*. Derecho a una protección especial para que puedan crecer física, mental y socialmente sanos y libres.
*. Derecho a tener un nombre y una nacionalidad.
*. Derecho a una alimentación, vivienda y atención médica adecuadas.
*. Derecho a educación y atenciones especiales para los niños física o mentalmente disminuidos.
*. Derecho a comprensión y amor por parte de las familias y de la sociedad.
*. Derecho a una educación gratuita. Derecho a divertirse y jugar.
*. Derecho a atención y ayuda preferentes en caso de peligro.
*. Derecho a ser protegido contra el abandono y la explotación en el trabajo.
*. Derecho a recibir una educación que fomente la solidaridad, la amistad y la justicia entre todo el mundo.

"Convención sobre Derechos del Niño"
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.
Declaración de los Derechos Humanos Art 18
"Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona".
Declaración de los Derechos Humanos Art. 3